La vuelta al trabajo puede ser menos dura

volver al trabajoA todos nos gustaría estar eternamente de vacaciones, pero llega un momento en que no queda otro remedio que afrontar la cruda realidad y encarar la vuelta al trabajo. Esta tarea puede resultar más o menos sencilla, o llegar al punto de que se complique y el trabajador sufra un síndrome postvacacional. Para facilitar el retorno de las vacaciones la actitud del trabajador es fundamental, pero la directiva y el personal de recursos humanos también tienen mucho que ver en este asunto. Por ello, hoy ofrecemos una serie de consejos para facilitar a los empleados ese retorno a la vida laboral tan temido.

Es necesario un proceso de adaptación

Intentar trabajar de manera intensa durante toda la jornada laboral sin tener unos momentos de relajación o de escape, además de ser una bomba de relojería para la mente de los empleados, está comprobado que es ineficiente. De hecho, aunque esta ineficiencia puede ocurrir durante todo el año, es a la vuelta de las vacaciones cuando más riesgo hay. Y es que se tiende a pensar que a la vuelta de las vacaciones los trabajadores tienen que ponerse al día rápidamente para recuperar el período de inactividad. Y lo que debe suceder es todo lo contrario, es necesario un período de adaptación. Para ello, debes animar a tus empleados a que se tomen pequeños descansos a lo largo de la jornada para poder favorecer esa adaptación.

También se pueden organizar reuniones para poner al día a los trabajadores de todas las novedades que hayan podido surgir durante su ausencia. Estas reuniones pueden servir, además, para que se analicen los próximos pasos a seguir y se concrete el reparto de tareas una vez que uno o varios empleados se han reincorporado. Lo ideal es que se lleven a cabo a primera hora de la jornada para evitar preguntas como “¿por dónde empiezo?” o “¿qué ha pasado con este asunto?”.

Conversaciones de las vacaciones, fundamentales en la vuelta al trabajo

Es lógico que a la vuelta de vacaciones, sobre todo el primer día, haya conversaciones sobre el destino, el tiempo, la compañía o las recomendaciones de las vacaciones. Estas charlas son inevitables y, aunque tampoco se trata de promoverlas con demasiado ahínco, sí que deben permitirse. No se trata solo de una manera de ponerse al día, sino que además estas conversaciones estrecharán el vínculo entre los empleados y, a la larga, esto beneficiará al ambiente de trabajo.

Por último, unido a las prácticas anteriores, un poco de materialismo nunca viene mal. En este sentido, prueba a ofrecerles a los trabajadores que vuelvan de vacaciones un pequeño detalle para afrontar su vuelta con una sonrisa. Desde un simple dulce a algún regalo personalizado con un post-it y una frase motivadora. ¡Así la vuelta al trabajo será mucho más llevadera!

1 comentario

    Trackbacks y pingbacks

    1. […] la rutina y con ella adoptar los hábitos que teníamos antes del verano. Sin embargo, junto con el retorno al trabajo hay algo que habitualmente también nos cuesta bastante volver a hacer: ejercicio. Y es que durante […]

    Escribe tu comentario

    Want to join the discussion?
    Feel free to contribute!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *